Alarmante cifra de niños con desnutrición en el estado Miranda

Fotografía: Abraham Tovar

Maestras de la Unidad Educativa Estadal Alternativa El Carmen, ubicada en el sector La Ceiba del Barrio Unión de Petare, realizaron una medición en sus estudiantes de educación inicial y de primer grado que les permitió notar una drástica disminución en sus pesos.

“Eso está a la vista”, dijo Gilda Vidal, directora de la institución, quien además contó que hay alumnos que han dejado de asistir a clases porque no tienen qué comer. También expresó que se encuentran a la espera del suministro de alimentos por parte del Programa Páez, para activar su comedor.

La directora explicó que niños y adolescentes que acuden a la unidad educativa son víctimas de violencia física y psicológica en sus hogares. Algunos han llegado con morados por golpes, e incluso con quemaduras. Ante esta situación, las maestras se esfuerzan por hacer un seguimiento de sus casos para hacer lo que esté a su alcance.

Fotografía: Abraham Tovar

Marget Machado, docente y trabajadora social que tiene 20 años trabajando en la institución, comentó que aunque no es experta en salud, ha notado problemáticas en el peso de los estudiantes.

A la falta de comida en el comedor escolar, se le suman fallas con el agua y problemas con la infraestructura. La escuela no tiene computadoras ni impresoras para realizar actividades operativas, por eso las listas de alumnos y constancias se tienen que realizar a diario con bolígrafo.

La Unidad Educativa Estadal Alternativa El Carmen cuenta con una matrícula de 162 estudiantes y trabaja desde hace 27 años con niños de distintas edades en cada grado, dándole así la oportunidad de que un adolescente de 12 años pueda estar en primer grado y completar su educación. “La idea es recuperar al joven y alejarlo de los malos pasos. Nuestra tarea es reincorporarlo al sistema educativo”, finalizó la directora.

Vía El Nacional

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password