Brasil podría restringir el acceso a los venezolanos emigrantes

frontera-1

Mientras la crisis en Venezuela se profundizaba, al parecer los países vecinos no estaban previendo lo que se estaba gestando y ahora que los venezolanos están cruzando desesperados las fronteras, naciones como Brasil analizan la posibilidad de restringirles el acceso hasta saber con certeza cuántos de ellos ya están en el gigante de Latinoamérica.

El senador oficialista Romero Jucá, que representa al estado de Roraima, una zona que en diciembre pasado decretó la emergencia social debido a la avalancha de venezolanos que ha recibido, dijo estar a favor de la propuesta del gobierno.

“Fue definido aquí que habrá un censo para determinar cuántos y quiénes son esos venezolanos en Roraima, y también defendimos que mientras eso se hace haya una paralización del ingreso de venezolanos en Roraima para poder tener una cuantificación exacta de quién ya está en el estado y cuál es la capacidad del estado de absorber a esas personas”, dijo Jucá en declaraciones a la agencia AFP.

El congresista brasileño dijo que existe el compromiso de los ministros que participaron en una reunión en la noche del martes en Brasilia de tomar acciones de emergencia y a la vez evaluar la posibilidad de crear un campamento para alojar a los venezolanos que están durmiendo en las calles.

Los venezolanos no tienen restricciones para entrar como turistas a Brasil y la mayoría de los que están emigrando ingresan por tierra.

Tomás Páez, coordinador del Observatorio de la Voz de la Diáspora Venezolana, dijo a el Nuevo Herald que la masiva emigración está generando presión adicional a los países de Latinoamérica y sobre todo a los fronterizos como Brasil y Colombia.

“Ellos (Brasil) están preocupados porque si hay una zona difícil es su zona norte, que es una de las aéreas pobres del país. Es una situación que no es fácil para los países, el tema es complicado cuando llega tanta gente en tan poco tiempo, pero en general la actitud de los países de la región hacia los venezolanos ha sido muy abierta”, dijo en una entrevista telefónica este miércoles.

Detalló que desde la frontera con Brasil llegan los mineros, los indígenas y las “personas desesperadas del oriente de Venezuela” y que las solicitudes de asilo superan las 15,000.

Cerca de 40,000 venezolanos han llegado a Brasil por la frontera con Roraima, huyendo del hambre, de la inseguridad y de la falta de oportunidades en la Venezuela socialista del régimen de Nicolás Maduro.

Esto ha generado una crisis principalmente en Roraima y específicamente en la ciudad de Boa Vista, por lo que en la reunión de los ministros también se mencionó la posibilidad de distribuir a los venezolanos en otras zonas de Brasil.

De hecho, en diciembre pasado la gobernadora de Roraima Suely Campos declaró una emergencia social debido a la ola de inmigrantes venezolanos.

“Queda declarada la situación de emergencia social en el estado de Roraima debido al gran flujo migratorio de extranjeros venezolanos que carecen de cualquier medio de sustento y que ingresan a Brasil por la frontera con el estado de Roraima”, se indicó en el decreto emitido en esa ocasión.

Páez consideró que Brasil y otros países latinoamericanos se ven obligados a buscar políticas para encausar esta emigración

“Piensan que tienen que diseñar políticas públicas para generar un mejor proceso de integración de los venezolanos que están llegando en masa a los países de Latinoamérica”, expresó.

Hasta diciembre de 2017 habían emigrado 2.7 millones de venezolanos a distintos países, siendo Colombia el principal destino de esa emigración, de acuerdo con las cifras actualizadas del Observatorio de la Voz de la Diáspora Venezolana.

Vía: El Nuevo Herald 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password