“Crisis del pernil” es el reflejo de un país entre pobres ¿Culpables?

Foto archivo

Tras echar la culpa a Portugal porque nunca llegaron los perniles prometidos, ahora el chavismo asegura que Colombia los retiene en la frontera, publica ABC por Ludmila Vinogradoff.

Inflación desorbitada, desabastecimiento crónico y promesas incumplidas se han combinado para provocar una revuelta contra la miseria con la que los venezolanos están viviendo estas fiestas. Una protesta que no es política, como otras revueltas impulsadas por la oposición, sino social, provocada por la penuria de la vida cotidiana, animada por los sectores más pobres de la población y que incluso ha llegado a zonas habitualmente fieles al chavismo.

La inflación de 2.500 por ciento al cierre de 2017 ha disparado los precios hasta unos niveles insoportables. Y entre carestía y escasez, muchos venezolanos se plantean si este año no podrán despedir el año tomando las tradicionales doce uvas, que han alcanzado unos precios astronómicos. Tampoco habrá los productos habituales en una mesa de fin de año: jamón, manzanas, nueces y ni siquiera una copa del tradicional ponche crema.

CAR106. CARACAS (VENEZUELA), 28/12/2018.- Un trabajador de una licorera que fue saqueada en horas de la madrugada en el sector La Vega saca productos del local comercial hoy, jueves 28 de diciembre del 2017, en Caracas (Venezuela). Durante la madrugada de este jueves se registraron en varios puntos de Venezuela protestas por la escasez de alimentos para completar el menú navideño, gas y agua, informaron hoy medios locales. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

La revuelta popular la ha desatado la llamada «crisis del pernil». A bombo y platillo el presidente, Maduro prometió a la población más pobre y a la militancia chavista la importación masiva de perniles para Navidad. Pero no pudo cumplir su promesa, lo que provocó una ola de protestas en el país, especialmente en las zonas más desfavorecidas.

Ayer la protesta se mantuvo en la localidad de Catia, al oeste de Caracas, donde los manifestantes se apostaron en la avenida Sucre para exigir los alimentos prometidos. «Nos engañan… La comida, los juguetes de los niños fueron una porquería», clamaban los manifestantes, según informaba «El Nacional». Es sintomático que muchos de los manifestantes de estos días sean chavistas portadores del «carnet de la patria», con el que esperaban acceder a los paquetes con los míticos jamones.

Pero Maduro no cree que la culpa sea suya, sino de Portugal, Colombia y EE.UU., como es habitual en su discurso del sabotaje externo. El mandatario venezolano acusó al gobierno de Portugal de sabotear la importación de perniles. Pero la cancillería portuguesa negó que tenga ninguna responsabilidad en los fallos de abastecimiento y subrayó que no tienen «el poder de sabotear» la importación del alimentos. La acusación fue un bumerang para Maduro, que quedó en posición muy desairada después de que la empresa agroalimentaria lusa Raporal indicase que el Gobierno venezolano debe 40 millones de euros a varias firmas lusas por un cargamento de jamones navideños enviados en 2016.

Tras intentar culpar a Portugal por la crisis, el Gobierno arremetió contra Colombia. Freddy Bernal, ministro de Agricultura Urbana, dijo ayer en su cuenta de Twitter que 2.200 toneladas de jamón se encuentran retenidas en la frontera colombiana, con la supuesta malévola intención de que los venezolanos no coman jamón en estas fiestas. «Informo a Venezuela que 2.200 toneladas de pernil están retenidas en Colombia», señaló al tiempo que insistía en que «el saboteo no sólo es» de Estados Unidos, que habría provocado la crisis por «congelarle las cuentas a los que les venden comida al país». El fantasma de EE.UU. y sus sanciones siempre aparece en toda crisis interna venezolana.


Foto/Archivo

«El Gobierno colombiano desde hace 7 días mantiene retenidos los perniles en la frontera de Paraguachón (entre La Guajira y el estado venezolano Zulia)», insistió Bernal, que es también el encargado de distribuir las bolsas de comida de los denominados Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), los soviets chavistas para el reparto de comida. El ministro incluso intentó sacar pecho al asegurar que «el 60 % del pernil que hasta ahora» se ha distribuido «es gracias a la compra efectuada a los productores nacionales».

Maduro jamás ha reconocido la galopante inflación que este año podría cerrar en 2.500 por ciento, según señaló el economista consultor de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Asdrúbal Oliveros. En este sentido, la oposición ha advertido de que si el Gobierno no cambia la política económica, Venezuela no superará la hiperinflación.

Un ejemplo que parece menor, pero que es indicativo de la miseria cotidiana es el disparatado precio de las uvas para este fin de año. El precio de las uvas varía dependiendo de su procedencia. Por el kilo de uva criolla se llega a pagar entre 200.000 y 450.000 bolívares (4,5 dólares al cambio paralelo de 100.000) el kilo, mientras que el kilo de uva importada o uvas globo cuestan hasta 900.000 e incluso 1.500.000 bolívares (15 dólares) el kilo. El sueldo mínimo en Venezuela es de 277.000 bolívares (2,7 dólares). En el mejor de los casos, un buen sueldo rara vez supera los 6 millones de bolívares (60 dólares mensuales).

Siguiendo con la mesa de Nochevieja, el precio de las avellanas y nueces va desde los 800.000 hasta el millón de bolívares (10 dólares) el kilo, las manzanas importadas pueden costar hasta 400.000 bolívares (4 dólares) el kilo y las mandarinas nacionales, a 30.000 el kilo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password