Economía venezolana tiene a Maduro en la cuerda floja, según Washington Post

Captura de pantalla 2017-08-12 a las 7.16.51 p.m.

El Político.- El diario estadounidense The Washington Post publicó un reportaje especial sobre la grave situación del país titulado: “En Venezuela, la economía podría lograr lo que la oposición no pudo”, un trabajo en el que se refleja que la crisis no va a estallar a través de la política sino la economía, pues para nadie es un secreto que el régimen de Nicolás Maduro lejos de aportar soluciones al respecto emite más controles que producirán dentro de poco un colapso.

Mientras Maduro se dedica a imponer su dictadura persiguiendo opositores y blindando su régimen, la oposición por su parte, se echa cuchillo entre diferencias políticas. Pero, la moribunda economía venezolana será el detonante de esta situación.

El reportaje del diario estadounidense señala que “desde la votación del 30 de julio, el valor de la moneda local, el bolívar, ha fluctuado más salvajemente que nunca, una hazaña significativa para un país azotado con la tasa de inflación más alta del mundo. Como resultado, los precios callejeros de los alimentos básicos como el pan y los tomates se han duplicado en menos de dos semanas”.

Además, refiere datos de la agencia Ecoanalítica con estimaciones que señala que “la economía podría reducirse un 10,4 por ciento este año, exacerbando una caída consecutiva de cuatro años que algunos economistas ya califican peor que la Gran Depresión de Estados Unidos”.

A continuación un extracto del reportaje: 

Venezuela se ha hundido en el malestar financiero a raíz del experimento socialista lanzado por Hugo Chávez, el militar izquierdista que murió en 2013 después de estatizar las minas de oro y las fábricas de arroz, entre otras empresas. Desde entonces, la economía ha sufrido un colapso mucho más profundo bajo Maduro, el sucesor ungido de Chávez, como resultado de la caída de los precios del petróleo, la mala administración y las políticas económicas fallidas incluyendo los controles de precios y de divisas.

Sin embargo, después de protestas callejeras durante cuatro meses en las que más de 100 personas murieron y miles fueron arrestados, la oposición aparece fracturada y en desorden. Los analistas dicen que la longevidad de Maduro en el cargo puede ahora depender menos de sobrevivir a un desafío opositor que de su capacidad de evadir una crisis de deuda catastrófica.

Los venezolanos ya están enfrentando el hacer colas por medio día para comprar pan y la escasez de productos básicos, desde papel higiénico a antibióticos. Pero un incumplimiento de la deuda soberana podría generar condiciones domésticas aún más duras, lo que podría dañar el apoyo de Maduro dentro de las fuerzas armadas, su última línea de defensa.

Los signos de descontento entre los oficiales de rango bajo y medio han comenzado a surgir. El domingo, un grupo de civiles y soldados, aparentemente liderados por un ex capitán, asaltaron una base militar en la ciudad de Valencia tras lanzar un video con promesas de rebelión contra el gobierno.

La economía en desmoronamiento, dicen los expertos, podría inflamar tales llamas. Y después de la votación del mes pasado, algunos analistas ven cada vez más que el impago es no sólo posible sino probable.

 

También será más difícil, mientras tanto, que Venezuela cubra sus deudas con dinero en efectivo. Las reservas internacionales han alcanzado un mínimo de 15 años, a unos 10.000 millones de dólares, la mayoría en lingotes de oro, no en efectivo. Cualquier acción estadounidense dirigida a la industria petrolera del país a través de sanciones -un paso que el gobierno de Trump está considerando después de una serie de sanciones a funcionarios individuales- podría forzar una escasez crítica de efectivo.

Incluso si el gobierno de Estados Unidos no llega a eso, la industria petrolera venezolana, golpeada por la corrupción, la mala administración y el mal estado de sus activos, ya ha visto su producción caer un 20 por ciento en dos años.

Lea también: Santos asegura que Venezuela merece una salida “pacífica” de la crisis

Los analistas sugieren que un incumplimiento es probable dentro de 18 meses, posiblemente mucho antes. Este año, la gran prueba venezolana será en octubre y noviembre, cuando tendrá que juntar 3,8 mil millones de dólares en pagos de su deuda.

Robert Wood, director regional de Economist Intelligence Unit para América Latina y el Caribe, pone las probabilidades de un golpe militar este año o el próximo, debido a condiciones económicas extremas, en alrededor del 40 por ciento.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password