El agua ya no llega al grifo de los hogares venezolanos

Foto: ABC

Caracas está seca y no es precisamente por la sequía como lo justifica el Gobierno de Nicolás Maduro. El agua tiene meses que ya no llega a los grifos de los hogares venezolanos y la poca que sí llega sale sucia. De este a oeste la ciudad está sometida a un severo racionamiento porque la falta de mantenimiento de los embalses y la poca inversión en Hidrocapital ha llevado a la empresa estatal al colapso y la ruina.

ABC/GABRIELA PONTE

«En el Junquito el agua no llega desde el 6 de marzo. Tenemos que ir a otros sectores a llenar los bidones para por lo menos cocinar. Hasta los bomberos han tenido que venir con sus camiones cisternas a suministrarnos agua», comenta Nelly Jiménez, desde esta parroquia al oeste de la ciudad.

Ciudadanos hacen fila para llenar los bidones en la fábrica de hielo - Mariana Navas, Foto:ABC
Ciudadanos hacen fila para llenar los bidones en la fábrica de hielo – Mariana Navas, Foto:ABC

De acuerdo a un informe realizado por el portal digital «Prodavinci», 9,8 millones de venezolanos, un tercio de la población, vivió bajo racionamiento formal de agua corriente en 2016 y 2017. Asimismo, indicó que el suministro promedio fue de dos días de agua por tubería a la semana.

 Carlos Reina, vive en Propatria, una zona popular ubicada en el centro de la ciudad, asegura que las tareas domésticas como lavar la ropa o limpiar la casa ya no se pueden realizar porque no se puede desperdiciar el agua. «Nuestros hábitos cambiaron, tenemos que hacer fila desde las 4 de la mañana para llenar los bidones en una fuente que está en una zona urbanizada», comenta Reina.
Las protestas por el racionamiento de agua son cada vez más frecuentes en todo el país. Las personas almacenan el líquido en tanques, tobos y botellas e intentan reciclarla para otras actividades del hogar.

Cavar la montaña

La desesperación de los venezolanos ha llevado a las personas a cavar huecos en El Ávila, la montaña que bordea Caracas, en busca de manantiales y riachuelos para abastecerse del líquido. Carlos Acosta, vive en Guarenas y va hasta tres veces al día a llenar los envases de agua a ese lugar improvisado. «Llenar cada botellón de 5 litros puede demorar 30 minutos. Hoy llegué a las 2 de la tarde y salí a las 7 por la cantidad de personas que estaban en la fila», dice.

 Por su parte, María Rodríguez, va todos los días al manantial a buscar agua junto a sus tres nietas Nazarena (11), Jesimae (8) y María (4), como ninguna puede con el peso de los potes, realizan varios viajes y lostrasladan en los bolsos del colegio.
Para el expresidente de Hidrocapital, José María de Viana, la crisis tiene que ver con cómo el Gobierno maneja las empresas del estado. «El sistema distribuye agua a una inmensa congregación de estados Vargas, Caracas, y Miranda que juntos suman alrededor de 5 millones de personas», afirma. De Viana asegura que Caracas está recibiendo 5.000 litros metros que en 1999, cuando el suministro total era de 20.000 litros diarios, porque no hay capacidad de transporte.

Camiones cisternas

Para los vecinos del urbanismo San Martín ya no es una opción comprar camiones cisternas para llenar los tanques de los edificios. El precio del servicio varía entre 20 a 40 millones de bolívares dependiendo de la zona, lo que equivale a 16 salarios mínimos. Jesús Armas, concejal de Caracas, asegura a ABC que hace dos meses se agravó la situación: «Los ciclos de racionamiento duran hasta 15 días en zonas urbanas, pero en los sectores populares la escasez es más intensa y puede durar hasta un mes».

Otras de las formas de abastecimiento que han surgido es utilizar las fábricas de hielo como medio de suministro. Nelson Altuve, es el encargado de una venta de hielo ubicada en la entrada del barrio popular el Guarataro, cuando comenzó la crisis, hace un par de meses, decidió voluntariamente regalar a los vecinos de su comunidad el líquido que se obtiene del deshielo. Sin embargo, con el tiempo se comenzó a correr la voz y fueron llegando más personas de otros sectores.

«Actualmente pedimos una colaboración de 100.000 bolívares para llenar el bidón de 5 litros para el mantenimiento de las máquinas. En cambio, los camiones que la venden por la calle cobran entre 300.000 a 500.000 bolívares cada uno», señala Altuve.

A pesar de que la fábrica se encuentra en el oeste de Caracas, el negocio beneficia a toda la ciudad atendiendo diariamente a casi 3.000 personas. Además, ayuda a surtir agua a ministerios, centros de salud, alcaldías, colegios y sedes policiales.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password