Greenpeace lanza campaña para que políticos no olviden el medio ambiente

Pancarta de Greenpeace colgada en las torres de Colón de Madrid. PIERRE-PHILIPPE MARCOU AFP

“Nos están costando la vida. Nos están costando el planeta”. Greenpeace ha irrumpido en el arranque de la campaña electoral con un mensaje muy crítico con los partidos políticos en el que alerta de los efectos del cambio climático. Las consecuencias, advierte la ONG, serán trágicas si no se apuesta de inmediato por un modelo productivo sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Por Redacción El Político

“Nos quedan diez años para no superar el aumento de la temperatura en un grado y medio y que el problema no sea irremediable”, afirma Cecilia Carballo, directora de programas de la organización ecologista. Coincidiendo con el inicio de la campaña para las elecciones generales del 28 de abril Greenpeace ha desplegado un cartel de 300 metros cuadrados en la Plaza de Colón de Madrid en la que simula a factura medioambiental y social con el retroceso que suponen en derechos y libertades. Una de las derivadas sería una sociedad “cada vez más desigual”.

“La pasividad, lentitud, falta de ambición y liderazgo en la defensa del medio ambiente de la mayoría de políticos, parlamentarios y gobernantes nos está costando la vida y la salud del planeta. O se actúa ya con decisión y audacia o el legado que dejaremos a la siguiente generación, que está saliendo a la calle a exigir soluciones, será vergonzoso”, insiste Mario Rodríguez, director de Greenpeace. Con la aspiración de influir en las agendas políticas, su organización plantea 69 iniciativas “para proteger la vida y el planeta” como alternativa a las “malas prácticas” de determinados oligopolios energéticos y unas políticas que a su juicio, pese a la mayor sensibilidad del actual Gobierno por el respeto al medio ambiente y una transición hacia otro modelo, a Greenpeace le resulta insuficiente.

Lograr la reducción de emisiones al menos en un 55% en 2030 respecto a 1990 y conseguir la descarbonización completa para 2040 es una de las prioridades de la propuesta programática de la principal organización medioambiental en España. Además de la apuesta por las energías renovables, la fiscalidad verde forma parte de la “solución” que plantea Greenpeace. “Hay que aplicar el principio de que quien contamina paga. El objetivo es incentivar cambios de comportamientos y sería también una manera de dotar de presupuesto a la transición a otro modelo productivo”, asevera Carballo.

La responsable de programas subraya que su organización es “apartidista”. “No vamos a señalar a ningún partido, cada uno se retrata”, remarca. No obstante, la percepción varía. Del PP, que según Carballo “no sabe muy bien a quién se debe”, critica que no opta por unas políticas verdes, como por ejemplo hace la CDU en Alemania. Sobre Ciudadanos, opina que “es el claro ejemplo del reverdecimiento del neoliberalismo”. “Es un lavado de imagen, muy limitado en sus planteamientos”, añade sobre partido de Albert Rivera.

En cuanto al PSOE, “no termina de definirse”. “No podemos negar que se han producido avances pero desde esta organización denunciamos que son del todo insuficientes”, sostiene Carballo, que pone como ejemplo a la congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, que se define como “ecosocialista”. “La sensación que PSOE están en el medio”, sentencia Carballo. De Unidas Podemos piensa que “tiene más marketing que realidad”. En su opinión, la formación de Pablo Iglesias reúne “bastantes incoherencias internas entre el discurso y la incorporación de medidas concretas. Es un poco de café para todos con ciertas dificultades”, concluye.

Fuente: El País

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password