¡Vida tras las rejas!… Corte Federal de EEUU no le da tregua a los “narcosobrinos”

narcosobrinos

El Político.- El país entero mantiene su atención en lo que respecta a la sentencia de los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Cilia Flores y Nicolás Maduro. Quienes fueron acusados de intentar traficar, importar y distribuir 800 kilos de cocaína a Estados Unidos.

Este jueves, el juez de la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York, Paul Crotty, sentenció a 18 años de cárcel a los denominados “narcosobrinos” por narcotráfico.

Es importante resaltar que, de los 18 años de prisión, el juez restó los dos años que ya han permanecido recluidos  en el Metropolitan Correctional Center de Nueva York.

Además, los jóvenes pertenecientes a la familia más poderosa de Venezuela también tendrán que pagar una multa de 50 mil dólares.

– Operación encubierta –

Los dos sobrinos, Franqui Francisco Flores de Freitas y su primo Efraín Antonio Campos Flores, fueron detenidos en Haití en noviembre de 2015 por la DEA, la agencia antidrogas estadounidense, que llevó a cabo operaciones encubiertas en Venezuela y Honduras para capturarles.

Vale destacar que la sentencia ha sido aplazada varias veces a la luz de nueva evidencia presentada por la fiscalía, incluidos chats telefónicos entre los dos acusados en los cuales intercambian fotos de una cabeza decapitada y un cuerpo desmembrado, y chats entre los acusados y otras personas en los cuales se discuten presuntos asesinatos.

– “Venganza” –

Cilia Flores consideró el arresto de sus sobrinos como un “secuestro” y dijo que se trataba de “una venganza”. Para Maduro, la meta de Estados Unidos es atacar a su gobierno.

“¿Ustedes creen que son casualidad (los ataques)? ¿Que el imperialismo haya creado una causa que tiene como único objetivo atacar a la primera dama, a la primera combatiente, a la esposa del presidente, ustedes creen que es casualidad?”, preguntó el mandatario socialista hace poco más de un año, durante un mitín.

Los factores agravantes que incluye la sentencia son  la intención de enviar más de 450 kg de droga a Estados Unidos, el uso de un arma de fuego, el uso de un avión en conexión con la conspiración, supervisión de otras personas o el pago de sobornos a fuerzas del orden.

Uno de los abogados de los acusados, Randall Jackson, argumentó en una audiencia celebrada en octubre que “hay cero pruebas” de que las armas eran de sus clientes (fotos de un arma aparecieron en el teléfono de uno de los sobrinos), que nunca transportaron droga en un avión ni pagaron sobornos y que no eran jefes de nadie, pero el juez desestimó sus objeciones.

“Todo es parte de lo mismo: (estos  factores) les daban más chances de tener éxito” en su conspiración, dijo el juez Crotty.

Con información de AFP

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password