Nicolás Maduro y su baja jugada de bonos por votos

Maduro

En su plan de reelección, Nicolás Maduro afianza su campaña sin importar que el Consejo Nacional Electoral aún no ha convocado las elecciones presidenciales. En VTV, el canal del Estado, promueve su candidatura y promete beneficios sociales a diferentes sectores del país; abandona el rojo y usa el eslogan “juntos podemos más”, ya tiene su canción en la que promete un “mejor futuro para Venezuela” y crea su propio partido Somos Venezuela.

Sofía Nederr / El Nacional

Luis Salamanca y Nícmer Evans sostienen que el mandatario se beneficia de un sistema electoral que ignora las reglas y le permite estar en campaña antes del inicio formal de la contienda, lo que implica que tiene a su disposición dos armas claras –el ventajismo y el uso del clientelismo político– para presionar al electorado.

“Desde hace un tiempo Maduro busca una relación mucho más eficaz y en tiempo real con los beneficiarios de los programas sociales. Por ello creó el carnet de la patria y los CLAP, que van unidos a la utilización de correos electrónicos y otros mecanismos que permiten un vínculo, y un control más rápido y seguro. Es el clientelismo más puro”, afirmó Salamanca.

Desde diciembre de 2017, el mandatario ha aprobado seis bonos: los de Navidad y Día de Reyes por 500.000 bolívares cada uno; el de protección mensual, que dependerá del número de integrantes de una familia y oscila entre 150.000 y 1,6 millones de bolívares; el de las personas con discapacidad, el de las embarazadas y el de carnaval por 700.000 bolívares.

Salamanca dijo que la expresión del clientelismo la concretó el mandatario con la conversión, de forma expedita por parte del CNE, del Movimiento Somos Venezuela –una plataforma social– en un partido que ya fue habilitado por el ente comicial para postular al candidato oficialista en las presidenciales.


Foto Archvo. Consejo Nacional Eletoral.

Destacó que se evidencia de manera flagrante el ventajismo. “Mientras se le niega a otras organizaciones el derecho a la asociación política y a la MUD se le ha sacado del juego, a Maduro se le aprueba de forma descarada su propia organización. El PSUV es más burocrático; con la nueva organización Maduro puede controlar a través del código QR”, afirmó.

Evans expresó que el ventajismo electoral del presidente Maduro es evidente a los ojos del país. “A esto se suma el peculado de uso descomunal y la malversación de fondos en la que incurre el mandatario al utilizar los recursos del Estado para sustentar un partido como Somos Venezuela. Su plataforma parte de un ente gubernamental que se basa en la entrega de beneficios sociales que hacen a los ciudadanos más dependientes del Estado y que se está empleando para el control electoral”, aseguró.

Continúa leyendo en El Nacional

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password