Una isla llamada Venezuela

Aeropuerto-Internacional-de-MaiquetiaFoto-archivo

La decisión del Departamento de Transporte de Estados Unidos, al suspender los vuelos de pasajeros y carga a Venezuela, no sólo golpe al régimen de Maduro, sino que crea dificultades a ciudadanos que reciben ayuda de sus familiares en el Norte.

 Apolinar Martínez/El Político

 Si Maduro y el chavismo tienen como propósito fundamental convertir Venezuela en la Cuba de América del Sur,  para lo cual cuenta con asesores castristas en todas las áreas, incluído el Ejército, el gobierno de Donald Trump parece empeñado en ayudar a conseguirlo.

Donald Trump ha mantenido una posición dura contra Maduro, reconoce a Juan Guaidó como presidente y adelanta gestiones en el mundo para conseguir el desplazamiento del poder del jefe chavista.

Sin embargo, no siempre se toman las medidas más adecuadas.

Suspendidos los vuelos

El Departamento de Transporte de Estados Unidos ordenó ayer  la suspensión inmediata de todos los vuelos de pasajeros y de carga entre este EUA y Venezuela debido a la inseguridad en la nación sudamericana.

Entre los hallazgos citados por el DHS están informes de disturbios civiles, violencia en y alrededor de los aeropuertos y que la Administración de Seguridad de Transporte (TSA) no tiene acceso a los aeropuertos venezolanos para llevar a cabo la inspección requerida para evaluar si se aplican las medidas de seguridad adecuadas.

Maduro se ríe

El mandatario venezolano al criticar la decisión norteamericana, casi que se burló porque a quienes se ataca, según él, es a la clase media y a los ricos.

“Prohibieron que vuelos privados con matriculas YV, que es la matrícula de los aviones venezolanos, vuelen desde Venezuela a Estados Unidos o desde cualquier lugar del mundo a Estados Unidos, no pueden volar los vuelos privados, los aviones privados ¿quiénes son los dueños de los aviones privados? empresarios”, señaló

Lo sufre todo el pueblo

Es incierto como dice Maduro que sólo quienes tienen recursos se verán afectados.

No, es el hombre y la mujer común que esperan ansiosos la comunicación, el paquete con la comida o la medicina que les llega desde Estados Unidos, a ellos es a quien más golpea la medida.

En un país donde no se produce nada, cualquier alteración de la comunicación exterior, máxime con Estados Unidos, es un serio problema para quien no tiene nada.

Los ricos al fin y al cabo no tienen problemas, y si se les aprieta mucho, siempre encontrarán el camino, bien para irse  adónde quieran o para quedarse y adquirir los productos al precio que sea.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password